Enlace al blog de Plenas

Enlace al blog de Plenas
http://plenaszaragoza.blogspot.com.es/

viernes, 17 de noviembre de 2017

Un cirujano en Plenas en 1722




En otra entrada del blog http://plenas-zaragoza.blogspot.com.es/2017/11/conflicto-medioambiental-en-plenas-en.html  hablábamos  que en 1717 vino a Plenas el cirujano Juan Francisco Pérez, con su mujer. Había estado anteriormente en La Hoz de la Vieja y en Plenas estuvo 6 años. De aquí pasó en 1722 a Moyuela, contratándose al cirujano Juan Fonte “el menor” para llevar la “conducta” en Plenas.
Se le contrató el 29 de septiembre de 1722, como maestro cirujano de la Villa de Plenas por el tiempo de 3 años, hasta el dia 29 de septiembre de 1725, con las siguientes condiciones:

Condiciones
-Cada vecino debía pagarle de salario una fanega y un almud de trigo
-Tiene la obligación de servir a todos los vecinos de cualquier enfermedad que sea, excepto las “de mano airada” y morbo gálico.
-Debe obligatoriamente hacer dos visitas al enfermo, una por la tarde y otra por la mañana.
-Si el maestro cirujano se despide del lugar sin causa, bebe pagar 100 reales de pena. Si hay causa debe avisar a la villa un mes antes del día que lo deja, y si es la villa de Plenas la que lo despide sin bastante motivo, la villa le pagará 100 reales.

El caso es que a finales de 1724 hay muchas quejas de los vecinos, pues “no sirve en su ejercicio con la puntualidad que se requiere”, además de otros motivos que no se concretan, por lo que el pueblo decide echarlo. El cirujano le pone un pleito al pueblo, y en sentencia dada el 11 de enero de 1725 se le  conmina  al cirujano  que dentro de tres días, salga con su familia de la localidad, ajustándole y pagándole por parte de la villa lo que se le esté debiendo por su trabajo, y manda a los regidores de la Villa de Plenas que se cumpla dicha sentencia bajo pena de 50 escudos y se remita el testimonio de haberlo ejecutado a la Ciudad de Daroca.

Ayuntamiento de Plenas en 1722
Blas Ornaque, alcalde mayor
Domingo Martín, alcalde segundo
Ignacio Lapeña, regidor
Juan Latorre(menor), regidor
Domingo Sancho, procurador


jueves, 16 de noviembre de 2017

Conflicto medioambiental en Plenas en 1727



En 1727 la villa de Plenas tuvo un pleito contra los dueños de un  batán de Monforte porque contaminaba las aguas que luego se bebían en Plenas.

El batán de Monforte
En abril de 1704 el Concejo del lugar de Monforte dio licencia y permisos a Felipe Diez, carpintero de la localidad, casado con Josefa Bosqued,  para hacer y fabricar un batán en el río Santa maría, debajo del camino que va de Monforte a Mezquita, en la partida llamada Molinar, con varias condiciones:
1)    Que no puede vender el batán a persona que no sea vecina de Monforte
2)    Que el batán no perjudique a los vecinos el día que rieguen
3)    Que las aguas del batán no hagan perjuicio a ningún vecino de Monforte y si lo hicieren, lo reparen.
4)    Que si sucediera llevar cualquier vecino y habitante de Monforte algunas ropas por algunas enfermedades, a lavarlas al batán, deba dicho batanero admitirlas y asistir al que las llevare hasta ponerlas en la pila, diciéndole lo que debe hacer para componerlas, con tal que al batanero se le deba avisar un día antes para que desocupe la pila y no se mezclen unos paños con otros.
5)    Si el azud tuviera alguna quebrada o desquicio, que dicho batanero deba asistir por su parte con las personas que fueren necesarias para el reparo sin que pueda pedir por ello paga alguna.

Poco después se asoció a medias con Francisco Pardo.  Felipe Díez vende en 1706  su parte a Antonio Pérez, de Huesa, pero vecino de Monforte.
El batán tenía una zona para batanear y dos pilas para tintar. Su labor consistía en batanear todo género de telas, cordellate, paños e hilanza , y tintar bayetas, paños, ropas, estambres, hilos, lanas, sedas,  etc al precio convenido.

 Quejas de los vecinos de Plenas
En 1727 los vecinos de Plenas se quejan que el agua del batán, con ciertos tintes “ daña y corrompe el agua “ que llega a Plenas, “la cual sirve para el alimento y usos de los vecinos, por no tener otra que poder beber, que ha ocasionado muchos accidentes y enfermedades y de estas ha resultado la muerte de diferentes vecinos desde que se establecieron dichos tintes” y solicitan a las autoridades de la Comunidad de Daroca que se derribe dicho batán, o que se deje de usar dicho batán y tintes.

Francisco Pardo y Antonio Pérez, dueños del batán, presentan pleito quejándose de esa actuación tan perjudicial para su negocio.
Cada una de las partes va alegando razones en defensa de su posición.

Alegaciones de Plenas
Los de Plenas dicen en un informe de médicos, que notan enfermedades en los vecinos como son herpes, flogosis del hígado, diarreas demasiado largas y en muchos, obstrucciones crecidas; algunos con frenitis y parafrenitis, y de estas enfermedades han muerto varios vecinos, y lo achacan a la calidad del agua que beben. También se secan los árboles y plantas regadas con esas aguas.
Que las aguas bajan arcillosas, cenegosas, tufosas, limosas y oleaginosas.
Que para los adherentes del tinte se usan productos como el alumbre, caparroso, indio y otros minerales, así como raíces de noguera, zumaque y otros vegetales.
Dichas fábricas son tan nocivas a la salud pública de la villa de Plenas, que no pueden ser de valor ni subsistencia alguna dichas licencias, porque siempre debe prevalecer la salud pública especialmente siendo tan nocivos y manifiestos los daños que han padecido y padecen los vecinos y moradores de Plenas”. 
Plenas presenta de testigos a varios médicos: Antonio de Oriz, médico de Huesa y José Paracuellos, médico de Blesa, que exponen que las aguas contaminadas si que pueden producir enfermedades y son nocivas para la salud.

Alegaciones de los bataneros
Los bataneros alegan  que llevan muchos años trabajando y no se habían quejado hasta ahora, veinte años después.
Que el agua que sale del batán con sustancias, se purga con el largo tránsito que hay desde dicho tinte hasta el pueblo de Plenas, ya que necesitan sus aguas unas ocho horas para hacer el trayecto y el terreno por el que pasa es muy agitado y por esta razón purga cualquier cualidad dañina que anteriormente recibieron.
Que no es verdad que el agua de la acequia es la única  que tengan los vecinos para su uso, ya que existen fuentes próximas
Y que el batán es el único medio que tienen para mantenerse ellos y sus familias y que si lo cerraran, se quedarían en la más absoluta de las miserias.
Los bataneros presentan mejores testimonios.
Los testigos hablan que los bataneros hacen bien su trabajo, de calidad y son honrados, que no tienen ninguna queja de ellos.
Comentan que en Huesa hay cuatro batanes con más de catorce oficiales bataneros y tintoreros que usan las aguas que poco más abajo reciben los vecinos de Blesa, a una distancia mucho menor que la que hay entre el batan de Monforte y plenas,  y que jamás ha oído queja ni experiencia de daño alguno de los vecinos de Blesa. Lo mismo pasa con el batán de Almonacid de la Cuba, y que usan el agua los de Belchite sin daño alguno.
El testimonio más contundente es el del cirujano de Moyuela, Juan Francisco Pérez, que antes fue cirujano de Plenas, adonde llegó en 1717 de su anterior destino en La Hoz de la Vieja, y estuvo seis años ejerciendo en Plenas. Cuenta que trajo a su mujer a Plenas “con una grande destemplanza de hígado, considerándose sin esperanza de remedio. A los pocos meses que estuvo en Plenas, con solo beber sus aguas, sin haberla medicinado, quedando buena y sana, permaneciendo en su salud hasta hoy
Además cuenta que ha visto a los vecinos de plenas usar la fuente llamada del Margal, que no es mucha el agua que daba pero en verano salía muy fresca.

Verificación de los testimonios
Se creó una comisión para verificar lo dicho por los testigos
El 16 de septiembre de 1727 subió la comisión a Plenas a buscar fuentes cerca del pueblo.
Primero fueron a la Fuente del Margal, que está a 600 pasos del pueblo , saliendo por la parte que está La casa de la Comunidad de Daroca, y observaron que bajaba poca agua. De allí fueron a la fuente del Frasno, distante 700 pasos y vieron que arrojaba una teja de agua.
Luego retrocedieron hacia Plenas  encontraron otra fuente  o caño, distante 600 pasos, junto a la tejería de Plenas, y se vio que salían 3 tejas de agua. Hallaron ser salubres para el uso y conservación de la vida y salud humana
La comisión subió otro día a hacer el recorrido desde Plenas al batán, para ver como es el terreno.
Saliendo de la villa de Plenas, a fin de hacer la vista ocular y reconocimiento del curso del agua del batán y tintes, y distancia que menciona la segunda pregunta de dicho interrogatorio, y siguiendo el curso  de la referida agua hasta el batán y tinte mencionados y halló y vio que el terreno por donde baja dicha agua unas veces en acequia, otras en río, es cascajoso, montuoso y encuentran peñascos en donde el agua se bate y golpea y asimismo pasando la azud donde cogen el agua los de Plenas para introducirla en su molino que está dentro de dicha villa, más arriba de la referida azud hay un estrecho que el agua `pasa entre dos peñascos muy intrincados, y siguiendo dicha corriente más arriba de la Ermita de Nuestra Señora del pilar, situada en los términos de Monforte, a poca distancia de esta se halló el Molino Bajo, del lugar de Monforte y subiendo más arriba, a otra corta distancia, se halló el Molino Alto, segundo del lugar de Monforte y por ambos molinos y sus balsas transita dicha agua a Plenas  y pasando más arriba, a otra corta distancia se halla el batán y tintes mencionados de Monforte y respecto de la distancia que menciona la segunda pregunta de dicho interrogatorio en cuanto a la de ir personalmente siguiendo la corriente desde Plenas al batán habrá distancia, y la hay, de dos horas de camino por las dificultades al transitar por el mismo rumbo del curso del agua. En cuanto a la duración y distancia que gastará el agua de pasar desde el batán a Plenas con la detención que hace en ambos molinos y círculos y rodeos que lleva su corriente hasta Plenas será su duración desde la salida del batán hasta la llegada a Plenas de unas cuatro horas de distancia  y duración por venir de presente el agua muy copiosa u abundante, y respecto que en tiempo de verano se minoran dichas aguas entonces tendrán demoración y distancia de llegar a Plenas como 8 horas poco más o menos de tiempo. Y para que conste se hizo la presente vista ocular según está mandado en dicha real provisión y firmo dicho comisario y doy fe.
Firman Juan Antonio de Cortes  y Martín Cubero.


Al final se falló a favor de los bataneros y se mandó a los justicias de Plenas que hagan limpiar y componer las tres fuentes que se buscaron  y usarlas bajo pena de 50 escudos. Se dio la sentencia el 23 de junio de 1729.


Este documento se halla en el Archivo Histórico Provincial de Zaragoza
Doc. J/014391/00005

Curiosidades:
Las tres fuentes de Plenas que se nombran: la del Margal, la del Frasno y la de la Tejería (solo conozco la de la Tejería)
La Casa de la Comunidad de Daroca en Plenas, que realmente no se a que edificio del pueblo corresponde.
El batán de Monforte aparece en documentos el año 1860 como Batán de Tomás Cortés.
En 1707, el ayuntamiento de Monforte estaba formado por
Francisco Royo y Juan Fortún, jurados de Monforte
Blas Martín, procurador
Martín Mainar, teniente de jurado segundo
Pedro Villuendas, consejero
Jaime Cortés, consejero
Juan Beltrán, consejero.

Otros vecinos de Monforte en 1707
Francisco Mayoral, cirujano de Monforte
Valero Villanueva, albañil.

Personas que aparecen en el documento en 1727
Bartolomé Cameo,carpintero, de 40 años, de Monforte
Matías Pereita, de 45 años, labrador, de Bádenas
José Arraco de los Arcos, médico de Moyuela
José Muñio , medico de Monforte
Antonio de Oriz, médico de Huesa
José Paracuellos, medico de Blesa
Antonio Lozano, vecino de Moyuela
Juan Francisco Pérez, cirujano de Moyuela

Plenas 1729
Francisco Peña, alcalde mayor de Plenas
Domingo Martín, alcalde segundo
Francisco Sancho, regidor primero




Angel Tomás

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Pleito en 1797 sobre aguardiente en Plenas



 




















Este trabajito es resumen de un proceso acaecido en Plenas en 1797, en el cual Felipe López, arrendador del aguardiente en 1795 por 3 años, demanda al Ayuntamiento de Plenas porque dice que le han confiscado aguardiente.

Ya hace unos años colgamos en el blog de Plenas informaciones sobre el arriendo de propios
En Plenas el ayuntamiento tenía una serie de servicios que los arrendaba al mejor postor. Era lo que se llamaban “los propios”. El arrendador tenía unas obligaciones y unos derechos ya estipulados en el contrato, como podían ser la obligación de tener siempre aguardiente a la venta, de una calidad determinada, etc.. y el arrendatario tenía el monopolio de venta de aguardiente en la localidad.
En 1796 Felipe López, labrador de 25 años,  lleva el arriendo del aguardiente. Varios vecinos de Plenas se quejan al ayuntamiento que este individuo había adulterado el aguardiente. Los miembros del ayuntamiento van a casa de Felipe López y comprueban la calidad del aguardiente,  y estiman que es de “la más ruin calidad”, por lo que le confiscan una partida de cuatro arrobas y media  de ese aguardiente adulterado, y además le ponen una multa de 15 dineros a Felipe por ello. Los del ayuntamiento venden ese aguardiente más barato y el dinero que se obtiene lo dedican “a fines piadosos y honestos que se tuvieron por convenientes”.
Felipe se cabrea y demanda al ayuntamiento de  la villa de Plenas ante la Justicia de Daroca. Pide que se le devuelvan las arrobas de aguardiente o en su caso le paguen 14  dineros por libra de aguardiente, que era lo que costaba el aguardiente decomisado. Se celebra el juicio con asistencia de algunos testigos de Plenas, como los labradores José Luño y Marcos Galindo y al final se dicta sentencia el 2 de junio de 1797 en la cual se condena al ayuntamiento de Plenas a devolver el aguardiente a Felipe o pagárselo, y en caso de no hacerse, se le embargaran los bienes de los miembros del consistorio y se venderán para pagar la deuda.
Los miembros del ayuntamiento son en 1797:
Alcalde Mayor:  Francisco Ortín
Regidores           Vicente Luño
                           Juan Francisco Lapeña
                           Juan López
Síndico:              Lucas Bailo


domingo, 12 de noviembre de 2017

Antonio Ortín "Toñín", un plenero deportista

Antonio Ortín Sancho, el 29 de octubre de octubre de 2017,
en la cima del Moncayo, 2.314 metros.
Partieron del Santuario.
Cuenta Antonio, que "hacía un frío que pelaba".




Antonio, participando en la Andada de la Redolada,
organizada por "Os Andarines de Aragón",
el 30 se septiembre de 2017. El recorrido consistió en hacer
 la ruta Zaragoza, montes de Torrero-La Cartuja Baja.

martes, 24 de octubre de 2017

Ha fallecido Baltasara Martín Elías

Falleció ayer en Zaragoza, día 24 de octubre de 2017, a los 80 años de edad, Baltasara Martín Elías "Sara". Su esposo ya fallecido, fue Domingo Torres Lacasa que ejerció varios años de maestro nacional en Plenas. Nuestro más sincero pésame a sus hijos Lourdes, María José, José Antonio, Reyes y Felipe; nieta María; hermanos, Lucía y Delfín, Juliana y Florencio, sobrinos, primos y demás familia.

El velatorio está instalado en la sala nº 7 del tanatorio del cementerio de Torrero de Zaragoza y su funeral tendrá lugar mañana, jueves, 26 de octubre, a las 10,30 horas, en la capilla nº 3  de dicho complejo funerario.